«

»

ene 25

La impresión digital en la industria del cartón

A raíz del ahuje en impresoras digitales de cartón de gran formato, es interesante conocer un poco más de este sector.

Este tipo de maquinarias, a pesar de su alto coste (3 millones de euros, según la publicación de ElMundo.es), es una inversión que a largo plazo proporciona muchas ventajas competitivas: su alta tecnología hace que se reduzcan tiempo de impresión y costes, aunque sean cajas de gran formato. Esto, que había sido imposible hacerlo hasta ahora con la tecnología digital, aporta unos acabados de gran calidad de brillo, sin necesidad de hacer otros arreglos ni configuraciones previas.

Si se requiere imprimir imágenes, esta técnica ofrece resultados muy vivos, de gran calidad. Para las cajas de cosméticos y similares, sectores en los que se valora mucho la imagen, es un gran adelanto.

Un poco de historia

Desde que Gutenberg inventara la imprenta, hace ya 550 años, las posibilidades de comunicarnos con el mundo que nos rodea han ido mejorando hasta tal punto que es casi imposible encontrar algún sitio donde no haya nada impreso, ya sea una imagen, ya sea un texto.

El inventor alemán, a pesar de sus apuros económicos para demostrar la posibilidad de la imprenta, fue un gran precursor y a él le debemos lo que existe ahora. Toda Europa se rindió a este invento, y América, a partir del Descubrimiento, disparó poco a poco sus posibilidades.

Han habido varios sistemas de impresión a lo largo de la historia; la mecanización, y después la tecnología, han sido los recursos base para su desarrollo y perfeccionamiento. De la impresión tradicional se ha pasado a la digital, que responde mejor a unas necesidades de comunicación, marcados por los tiempos de entrega y las tiradas reducidas. Ahorro de tiempo, de procesos y de costes económicos hacen que las técnicas digitales sean las reinas de la impresión, también porque los archivos destinados a ser impresos pueden manejarse y modificarse con facilidad, ser enviados por correo electrónico, ser copiados, etc.

La impresión digital consiste, como ya sabemos, en la transmisión desde un archivo digital a un material donde estamparlo. Con esta técnica, los datos pasan de la pre-impresora a la prensa y después al cartón; este sistema facilita la eliminación de varias etapas de la impresión, como el ajuste de imagen y otras pruebas. Además, es posible hacer más cantidad de tiradas cortas por turno que en una prensa tradicional.

En algunas impresoras digitales se pueden imprimir también datos variables, es decir, es posible retocarlos tras cada impresión; de este modo, se pueden hacer productos personalizados. Esta tecnología de base de datos hace que las páginas pueden modificarse al gusto.

La impresión digital de gran formato

Si las artes gráficas están teniendo mucha experimentación y desarrollo enfocada a la publicidad, en el sector industrial, los diseñadores tienen también un campo extenso donde plasmar su creatividad. El mundo de la imagen aplicado al cartón de presentación es muy amplio; la personalización del producto de la empresa a través de un logotipo o una imagen es un mercado que está en plena expansión.

Por ello, los fabricantes de estos equipos buscan ofrecer prestaciones nuevas y avanzadas, con el fin de proveer a la industria de la impresión de equipos digitales que estén adaptados a las nuevas exigencias del mercado. Existen en España varias empresas que se dedican a esta actividad, repartidas por todo el país, que representan un sector cada vez más avanzado, moderno y audaz.

El sector de la impresión de gran formato está en alza. Si con los materiales conocidos ya se había establecido un desarrollo formal, con el cartón se abren muchas posibilidades.

¡Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *