«

»

oct 24

Transpaletas, modelos, clases y sus usos

Transpaletas, modelos, clases y sus usosSi las carretillas son importantes para el almacén, sobre todo a la hora de trasladar carga de menos peso, las transpaletas no son menos indispensables, pues son la maquinaria que que nos ayuda a transportar cargas grandes por todo el almacén y en el exterior. Veamos los distintos modelos:

La transpaleta manual es perfecta para elevar, trasladar y bajar con facilidad la carga de modo continuo, hasta 100 kg. Existen dos modelos, según la necesidad que tengamos en nuestro almacén:

  • De horquilla corta, para para camiones o con espacios de giro estrechos.
  • De horquilla extralarga, para transportar palets industriales o de contenedor, así como 2 palets a la vez.

La transpaleta manual con balanza, al incorporar un sistema de balanza que determina con precisión el peso de las mercancías, nos evita traspasar la carga o cambiarla de posición. Soporta hasta 2.200 kg.

A la hora de elegir la clase de ruedas por el material, sepamos que las de goma son más silenciosas, resistentes al desgaste, no rayan los suelos y vienen bien para suelos resbaladizos o irregulares; en cambio, las de poliuretano no dejan huella y amortiguan los impactos, y las de nylon nos convienen en suelos lisos y resbaladizos.

Prevención y buen uso de las transpaletas

Lo ideal es siempre la prudencia. Las máquinas están al servicio del hombre; nos conviene pues conocer previamente su funcionamiento y riesgo para sacarles la mayor utilidad en el trabajo y sin sufrir ninguna lesión física o desperfecto de la carga. El mantenimiento preventivo de la transpaleta siempre nos facilitará el trabajo día a día, evitando riesgos innecesarios y haciendo más fáciles las tareas de carga y descarga.

¿Sabíamos que para poner en marcha o parar una carga por medio de una transpaleta manual se requiere un esfuerzo de 20 kg para los hombres y 15 kg para las mujeres? Además, para mantener una carga en movimiento, se necesitan 10 kg para los hombres y 7 kg para las mujeres. Esto demuestra la importancia de formarse y entrenarse antes de usarla de modo continuo.

Las transpaletas manuales se conducen arrastrándolas, es decir, el usuario delante y la máquina detrás. No se empujan más que en maniobras donde el giro es complicado o no se puede avanzar y hay que retroceder; menos aún si va cargadas hasta arriba, porque se pierde la visión y se puede provocar accidentes. Si se las empuja en caso de caída, pueden salir disparadas hacia adelante.

Prevención y buen uso

Así mismo, nos conviene:

  • Equilibrar la carga, sin que vaya desplazada o sobrecargando una de las uñas. En caso de inestabilidad, es mejor colocar la carga en el centro y asegurarla.
  • Vigilar la altura de apilado de la carga. Hay mercancías que se pueden apilar varias unas sobre otras pero siempre que la carga no se vuelva inestable.
  • Conocer las características técnicas de la transpaleta para prevenir problemas: el desnivel por el que puede circular, el peso máximo que soporta, la altura de carga máxima (si la estructura en la que dejar la carga no es consistente o la máquina no tiene suficiente extensión, podría volcar).
  • Poner atención en los giros cerrados y de poca visibilidad; avisar al llegar para evitar choques.
  • En las rampas, hay que situarse de modo que la máquina no vuelva hacia atrás y nos arrolle.
  • Comprobar los desniveles por donde pasaremos, pues, si la transpaleta va muy cargada, puede volcar la carga hacia delante.

En el camión

El uso de las transpaletas manuales en un camión, donde suele haber una plataforma de elevación hidráulica, requiere más prevención y cuidado, pues el riesgo de accidente es mucho mayor que en los demás casos.

Al tener que trasladar la carga, se necesita el uso de más esfuerzo físico; es mejor pedir ayuda o usar otra maquinaria si vemos que corremos peligro de lesión. Además, la exposición al agua de la lluvia o la humedad del suelo incrementa este riesgo. Aconsejamos en estos casos instalar en la transpaleta manual un volante de goma y un freno manual.

Como siempre, unos buenos recursos sumados a un uso inteligente son claves en nuestro trabajo.

¡Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *