«

nov 22

Cajas de madera para elementos pesados

Cajas de madera para elementos pesadosCuando hablamos de cajas de madera englobamos, en este sencillo termino, un extenso grupo de posibilidades. Como embalaje, todos los tipos de cajas de madera aportan más seguridad, rigidez y protección a los materiales que guardan en su interior, independientemente de la función final a la que estén destinadas. Es, sin lugar a dudas, un plus a la hora de embalar nuestros productos.

Están las cajas de madera para regalo, para embotellado, para reforzamiento, para exportaciones, para almacenaje… pero en esta ocasión vamos a hablar de las cajas de madera pensadas para almacenar o trasladar  elementos pesados como maquinarias o mercancías peligrosas. Además, este tipo de cajas de madera también nos ayudan a salvaguardar de posibles daños, plagas, humedades o otras inclemencias las mercancías que queremos transportar, ya que son un embalaje sólido, fiable y duradero. 

Como en todo lo referente al material de embalaje, podemos escoger siempre entre distintas calidades de madera, de acabados, tamaños e incluso de la facilidad que nos puedan otorgar para el transporte, puesto que algunas incluso llevan patines que nos ahorrarán tener que adquirir, a parte, palets.

¿Cuáles son las cajas de madera más usadas?

Como ya hemos mencionado, existen muchísimas variedades y podemos incluso personalizarlas con nuestro logo o con las necesidades especiales que necesitemos para mantener a buen recaudo nuestros productos pero las más comunes o usadas son las que a continuación vamos a detallar para que, a la hora de realizar nuestra compra, tengamos mucha más información y nos resulte más sencillo decidirnos.

En primer lugar es imprescindible conocer las cajas de madera con patines. Son, sin lugar a dudas, un gran avance en cuanto a la comodidad para el transporte de materiales pesados y además, nos suponen un gran ahorro puesto que al adquirirlas, estamos evitando tener que hacer un doble gasto al no tener que comprar los palets a parte. Son mucho más fáciles de mover y transportar por lo que también ahorramos en tiempo y esfuerzo. Su montaje es muy sencillo y rápido. La mayoría no necesitan grapas y se abren y cierran con prácticas lengüetas que facilitan la revisión del contenido así como la reutilización una y otra vez de las cajas hasta su deterioro. Suelen estar fabricadas en contrachapado de abedul por lo que resultan mucho más ligeras que la madera maciza pero manteniendo a su vez la misma resistencia. El peso máximo que soportan es de alrededor de una tonelada y también permiten ser apiladas las unas sobre las otra.

Cuáles son las cajas de madera más usadas

Otra de las más utilizadas, que además están siendo objeto de muchos avances en los últimos tiempos son las cajas de madera para mercancías peligrosas. En Ratioform, por ejemplo, este tipo de cajas son aptas para el envío de tierra, mar y aire ya que están debidamente homologadas y cuentan con las autorizaciones pertinentes para llevar a cabo dicho fin. Este tipo de cajas necesita de una serie de tratamientos para evitar y prevenir de posibles plagas en la exportaciones como son la fumigación o el tratamiento térmico, pero como decíamos, algunos de los suministradores de estas cajas ya previenen dichos tratamientos sometiendo la madera a altas temperaturas antes de su fabricación.

Existen muchos otros tipos de cajas de madera, según las necesidades que tengamos, como las plegables de fácil montaje, las impermeables, con bordes de chapa de acero… Sólo hay que consultar con el experto para encontrar la que más se adapte a lo que necesitamos.

¡Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *