«

»

ago 08

La grapadora, un invento para la eternidad

GrapadoraY es que hay inventos que, sin lugar a dudas, han formado, forman y formarán parte de nuestras vidas, de nuestro día a día, desde el momento en el que se crearon. Inventos que, por su genialidad y su utilidad, pasan de generación en generación, aunque como es lógico, los avances de la sociedad en la que vivimos hacen que cada vez sean más prácticos, más útiles y hasta más serviciales. Y este es el caso, por ejemplo, de la grapadora, de la que hoy vamos a hablar en el siguiente post y con la que todos, absolutamente todos, hemos jugado siendo pequeños y usado en nuestra época de adultos.

 

 

 

 


¿Cómo surgió?

Ya en el siglo XVIII, en Francia, bajo el reinado de Luís XVIII, él y su tremenda curiosidad por todo, por su insaciable necesidad de pasar a la historia, surgió el primer “prototipo” de una grapadora. Los documentos se unían por esa pequeña máquina hecha a mano que los unía con una grapa con la insignia de la corte real. Pero, realmente, no fue hasta mucho después, en el siglo XIX, cuando el uso común y frecuente del papel por parte de toda la sociedad, generó una gran e importante demanda de crear una grapadora mucho más práctica, económica y eficaz.

GrapadoraGrapadora

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Sus inicios…

Aunque, como hemos dicho, el primer prototipo de grapadora fue con el rey Luís XVIII, lo que vino después no fue en sí una grapadora, sino una máquina de hacer agujeros que, posteriormente, se unía con un cordón. Este invento fue patentado por William H.Rodgers, en el año 1859 y resultó muy útil, pero seguía existiendo la necesidad de ir más allá y obtener mejoras que facilitaran el poder agrupar los documentos sin riesgo de que se perdieran y sin tener que estar anudando nudos y cordeles. Por ello, en el año 1866, de la mano de George W.McGill, surgió la primera grapadora, o al menos lo más parecido a lo que hoy en día conocemos como grapadora. Esta máquina era pequeña, de cobre y zinc y aunque era capaz de atravesar los papeles con una grapa metálica para mantenerlos sujetos, resultaba ser un trabajo engorroso, puesto que sólo podían recargarse con una grapa, lo que hacía que continuamente se tuviera que parar a recargar.

Pero viendo la practicidad que esta máquina prometía, rápidamente se fue perfeccionando. Primero reduciendo el tamaño, posteriormente con un sistema de alimentación automática basada en una tira de grapas, lo que permitía grapar de un modo más rápido y sin tener que estar parando constantemente.

Grapadora

En la actualidad…

Evidentemente, el tiempo ha ido pasando y se han ido perfeccionando y amoldando al uso diario, a los avances de la sociedad moderna.

En la actualidad existen mucho y diferentes tipos de grapadoras. Pequeñas, mediana, grandes. De bolsillo, de mesa, para gran cantidad de documentos, grapadoras para cajas, industriales, especiales para madera, para precintar en batería… sin lugar a dudas, un sinfín de posibilidades para cubrir todas las necesidades que podamos encontrar.

En Ratioform, además, podemos adquirirlas a un buen precio y, como no, manteniendo la máxima calidad en todos sus productos y, además, nos facilitan la posibilidad de adquirir las grapas necesarias para el tipo de grapadora que se adapte más a lo que nosotros queremos.

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *