¿Cuál es la diferencia entre envase, empaque y embalaje?

Estamos acostumbrados a usar indistintamente los términos envase, empaque y embalaje para definir los contenedores de los diferentes productos en sus fases de producción y distribución. Veamos los matices de cada uno de ellos y algunos datos importantes a tener en cuenta.

¿Qué tipos de envase podemos encontrar en el mercado y cómo están regulados?

Existen tantos tipos de envase como productos a ser conservados y manipulados, pero fundamentalmente, los envases que podemos encontrar vienen determinados por el material con el que se elaboran: tarros de vidrio, cajas de papel y cartón, bandejas de aluminio, latas de hojalata y botellas de plástico, etc. Cada uno implica un coste y reciclajes determinados que debemos tener en cuenta a la hora de elegir.

Actualmente, la preocupación por la sostenibilidad está determinando nuevas estrategias en la selección de envases, existen organismos encargados de velar por el cumplimiento de buenas prácticas en lo relativo a la gestión del envase como residuo y es de obligación conocer el marco normativo sobre declaración de envases.

La apuesta por opciones de envase más eficientes y reciclables, como el cartón, puede resultar una ventaja importante no solo por su naturaleza ecológica y reciclable, sino por su precio, altamente competitivo, y el escaso volumen de almacenaje. Elegir la opción más rentable para tu imagen y el planeta, está en tu mano.

El empaque como vehículo de comunicación, el packaging

Desde que los productos tuvieron que ganar la atención visual del consumidor para ser elegidos en el punto de venta, el empaque estableció las bases de una necesaria política de marketing que buscase la diferencia y no el simple etiquetado obligatorio.

Además de garantizar la protección del contenido, podemos admitir que el empaque es un vehículo fundamental de comunicación y seducción que nos permite segmentar, posicionar y motivar a la elección del producto frente a los competidores. Y lo podremos articular basándonos en una buena selección de materiales, un acertado diseño y la búsqueda de la originalidad.

La importancia de entender que el empaque es una parte fundamental de la imagen de tu producto, te permite determinar las características que debe cumplir para conectar con tu cliente o consumidor:

  • ¿Es el material del empaque el adecuado para transmitir frescura?
  • ¿Comunico de manera cercana y diferente a mis consumidores los beneficios de mi producto en la etiqueta?
  • ¿Justifica mi empaque un precio más elevado que el de los demás?
  • ¿Es mi empaque sostenible y reciclable?
  • ¿Lo utilizo activamente para acciones de comunicación?

La garantía de un embalaje seguro y bien elegido

La palabra embalaje está íntimamente vinculada a la logística y tiene como objetivo asegurar la protección de los productos durante el transporte, la manipulación, y el almacenamiento durante toda la cadena de suministro. Un embalaje eficiente:

  • Debe proteger y facilitar el manejo del producto en procesos de carga y descarga
  • Ha de permitir identificar los productos para su localización

Es importante contar con un buen asesoramiento a la hora de embalar tus productos: elegir el material y tamaño de embalaje más adecuado, un buen etiquetado, la protección ante agentes externos, un correcto sellado y fijación, etc. Se trata de elementos clave para asegurar que tu mercancía llega a destino sin ser alterada, es correctamente manipulada y no se extravía al estar perfectamente identificada.

Descubre cómo simplificar y agilizar todo el proceso de empaquetado, haciéndolo más fácil y dinámico con ratioform flow, por ejemplo.  Consúltanos y te ayudaremos a resolver tus dudas sobre qué envase, empaque y embalaje pueden irte mejor.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.