¿Cómo elegir una grapadora industrial?

Las ventajas de utilizar una grapadora industrial

La grapadora industrial resulta una de las herramientas de mayor utilidad cuando precisamos unir y fijar con gran fuerza cajas o estructuras de diferentes materiales. Ya sea cartón, palets, armazones de madera, textiles e incluso yeso, cuando buscamos un sistema eficaz, definitivo y limpio, las grapadoras o engrapadoras son la opción más adecuada.

Es preciso diferenciar entre grapadoras de uso doméstico u oficina, y las “industriales”, ya que estas últimas constituyen aliados de los procesos de embalaje y logística de muchas empresas, al facilitar el empaquetado, montaje y almacenaje de sus mercancías.

Las grapadoras industriales son dispositivos seguros y fáciles de utilizar si se siguen unas pautas sencillas. Es importante tener en cuenta algunos aspectos cuando empleamos la grapadora manual como la eléctrica, para poder sacar el máximo partido a sus capacidades, con toda seguridad. Y las ventajas de su uso son muchas e importantes:

  • Eficacia total, con efecto definitivo. Las grapas son elementos muy eficaces para unir materiales o piezas. No se mueven o despegan una vez aplicados y permiten asegurar estructuras resistentes y duraderas. Podemos encontrar gran variedad de modelos de grapas en el mercado según nuestras necesidades.
  • Limpieza en el manipulado y resultado final. Evitamos el gasto en colas, cintas o engomados que complican la aplicación y pueden resultar ineficaces o no resistir el paso del tiempo.
  • Rapidez y versatilidad de manejo. La colocación de la grapa es un instante de presión, se trate de grapadora manual, eléctrica o neumática, como veremos más tarde. Conseguimos un gran resultado de unión, con un mínimo esfuerzo.

Cuando hablamos de grapadoras industriales, podemos asegurar que el nivel de calidad de las mismas es generalmente elevado, puesto que es maquinaria diseñada para durar y resultar ergonómicamente adecuada. Así, encontramos grapadoras fabricadas en metal, con acabados de fibra de vidrio y un peso bastante ligero, que facilitan el trabajo durante períodos de montaje continuados.

En Ratioform te invitamos a descubrir nuestros diferentes tipos de grapadora industrial de alto rendimiento disponibles para que puedas elegir el modelo que seguro te ayudará a mejorar la automatización de tus procesos de embalaje.

¿Qué grapadora industrial te resulta más interesante?

Desde montar cajas de cartón o palets en un determinado tiempo, hasta tapizar un mueble con resultado profesional, existe un modelo de grapadora óptimo para cada actividad. Ten en cuenta los siguientes puntos cuando te decidas a adquirir uno u otro tipo de grapadora:

  • ¿Qué tipo de materiales voy a unir: cartón de una o dos ondas, madera, tela…?

Esta quizá sea una de las preguntas más importantes a tener en cuenta. Existen muchos tipos de grapas en función del tamaño, su composición, longitud de patas, etc., desarrollados específicamente para cada proceso de trabajo.

  • ¿Qué rendimiento voy a exigir a mi grapadora, recurrente o puntual?

No es lo mismo adquirir una grapadora industrial para una pequeña empresa de tapicería, que para una línea de embalaje donde el peso, la ergonomía o el sistema de alimentación de la herramienta afectarán en mayor medida a la automatización.

Como resumen, podemos encontrar tres tipos de grapadoras industriales según su sistema de funcionamiento, para elegir:

Manuales. Permiten eficaces resultados y se accionan a demanda, mediante presión. Resultan muy duraderas y están diseñadas para resultar ligeras y ergonómicas. Se utilizan en el montaje de cajas, pegado de carteles o trabajos de tapicería. Su utilización continuada puede fatigar al operario en jornadas largas de grapado.

Eléctricas. Son herramientas con un efecto más potente de grapado que las manuales. Precisan apenas esfuerzo para accionar el grapado y funcionan por percusión, haciendo martilleo sobre la grapa. Están muy indicadas en la automatización de procesos de embalaje porque pueden hacer lo mismo que las manuales pero con mayor rapidez. Son adecuadas cuando el proceso es prolongado en el tiempo, ya que no precisan ejercer presión. Existen algunas especiales para materiales como la madera.

También hay modelos de grapadoras de alta calidad que funcionan a batería y permiten trabajar los lugares de acceso más difícil como jardines.

Neumáticas. Se trata de grapadoras de gran potencia, funcionan por sistema de aire comprimido. Resultan fáciles de usar y muy eficientes, permiten diferentes ajustes de penetración de la grapa en función del material. Se utilizan para automatizar procesos como el grapado de cajas de cartón de diferentes grosores y pueden unir materiales muy gruesos, haciendo los procesos a mucha velocidad. Resultan silenciosas, un aspecto importante en el trabajo prolongado.

Ya hemos visto que los aspectos más relevantes a la hora de decidirte por una grapadora industrial determinada son valorar qué uso le vas a exigir a la herramienta y en qué actividad lo vas a hacer. Según hayan sido tus respuestas, puedes contar con diferentes opciones de grapadora industrial Ratioform para tus proyectos. ¡Entra y elige tu grapadora industrial ideal!

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.