¿En qué casos se utiliza una flejadora?

La flejadora nos permite asegurar los embalajes y productos para un transporte y almacenaje más eficiente de nuestra mercancía. Con un coste muy interesante, podemos conseguir un sistema rápido y limpio de embalar múltiples objetos: desde palets hasta paquetería.

Qué tipos de flejes existen y cuáles son sus aplicaciones

Un fleje es una tira de material resistente usada para asegurar un recipiente que rodea el embalaje. Encontramos flejes de diferentes materiales, elasticidades y resistencia, como poliéster, polipropileno, acero y textil, adaptados a cada funcionalidad.

La flejadora resulta un elemento de gran utilidad en logística y transporte. Su uso está ampliamente extendido en determinados sectores como el industrial y de la construcción.

Antes de elegir un tipo u otro de máquina flejadora es necesario determinar su desempeño y los requerimientos que van a condicionar el mismo: espacio disponible, número de operarios, volumen de trabajo, tipo de embalaje a flejar, etc. A modo general, diremos que la flejadora puede resultar muy interesante para tu empresa, puesto que permite:

  • Agilizar procesos y reducir costes. Un buen sistema de flejado va a favorecer el empaquetado rápido y sostenible de múltiples bultos, especialmente si se opta por una solución automatizada en caso de altos volúmenes de trabajo.
  • Versatilidad. Aplicable a todos los tipos de industria y material. Desde la madera o el cartón ondulado, palets para la distribución o la industria alimentaria. El fleje permite la correcta manipulación de cualquier tipo de material con la mayor seguridad para la carga, sin dañar las cajas.
  • Transporte. Permite asegurar el envío, protegiendo el contenido hasta su destino y favoreciendo su manipulación y transporte gracias a sus cualidades estabilizadoras.
  • Construcción. Los flejes son indispensables en la paletización y almacenaje de materiales pesados, ya que permiten una organización estable de los mismos en el espacio disponible con total eficacia. Resultan decisivos a la hora de movilizar los diferentes materiales para su uso.

Consulta en ratioform nuestra variedad de flejadoras disponibles y elige la que más se adecúa a tus necesidades. No dudes en preguntar cualquier duda sobre qué tipo de flejadora es la que más te puede ayudar a tu negocio, estaremos encantados de poder ayudarte.

Ventajas de cada tipo de flejadora para tu negocio

Son muchas las ventajas de un sistema de flejado en la empresa, ya sea manual o automatizado. A la hora de apostar por uno u otro tipo de flejadora, debemos tener en cuenta el desempeño (grado de fuerza del flejado) y el nivel de automatización que requerimos en nuestros procesos.

En todos los casos, el flejado es un sistema que incrementa la eficiencia del embalaje y favorece la seguridad en el manipulado, transporte y almacenamiento de la mercancía. Esto implica ahorro tanto en tiempos de procesos de trabajo, como ahorro en “sustos”: caídas, roturas, extravíos… Veamos los principales tipos de flejadoras existentes, según su grado de automatización:

  • Flejadora manual. Una opción muy interesante para aplicar manualmente el fleje y tensar, cerrar y cortar, en su mayoría, con el mismo aparato. Permiten grapar flejes de PP y PET, disponibles en las mejores condiciones.
  • Flejadora semiautomática Opción muy versátil que permite la tensión del fleje de PP y su sellado en 1,8 segundos, sin grapas, con rapidez y el mínimo gasto. Una inversión para tu negocio altamente rentable.
  • Flejadora automática. Adecuada para flejes de PP y PET. Permite tensar, soldar y cortar automáticamente la cintas, con un manejo muy fácil y cómodo. Totalmente autónoma.

Recuerda que en ratioform puedes encontrar la flejadora que más te conviene con las mejores condiciones para tu negocio. Nuestro propósito es ayudarte a mejorar la eficiencia de tu embalaje.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.