«

»

may 17

El regalo perfecto se envuelve en cajas

El regalo perfecto se envuelve en cajasCuando se acerca una fecha especial (aniversarios, navidades, comuniones, bautizos…) nos volvemos locos por encontrar el regalo perfecto y en lo que menos nos vamos a parar a pensar es en las cajas, error.

El detalle ideal para mis clientes, la botella de vino que nos encantó, el vestido que volvió loca a mi mujer, el reloj que mi marido lleva meses pidiendo… Nos devanamos los sesos en busca de aquello que sabemos que va a hacer feliz a nuestra familia o amigos y somos capaces de pasarnos horas, días o incluso semanas buscando y buscando hasta encontrarlo.

Y  cuando ya lo tenemos, orgullosos y satisfechos de haber conseguido lo que queríamos, cogemos cualquier papel de regalo viejo que nos quedó almacenado o compramos el primero que vemos en la tienda y así lo dejamos.  Listo para entregar… Y la presentación es tan poco cuidada que ni tan siquiera nos llama la atención a nosotros mismos.

Y sí… es un bonito detalle lo que hay dentro pero quien lo recibe, ni se imagina el trabajazo que nos ha costado encontrarlo ni la ilusión que hemos puesto en ello.

¿El exterior importa?

Pues sí, en este caso muchísimo.

No es lo mismo que te regalen un anillo de brillantes envuelto en una servilleta, que metido en una bonita caja de regalo pequeña, con formas geométricas imitando las olas del mar y de un color rojo metalizado, por ejemplo. Ya sólo al ver la caja nos imaginamos que si lo de fuera es chulísimo, sin duda lo de dentro será espectacular. ¡Qué ganas de abrirlo!

Y, sinceramente, tampoco es lo mismo que te den un llavero publicitario en su bolsa de plástico a que te lo den dentro de su bonita cajita. Los pequeños detalles importan.

Vestir cualquier tipo de regalo puede decir mucho de la persona que lo regala y, además, aumenta el valor de lo que hay en el interior.

¿El exterior importa?

Si somos una empresa, un detalle envuelto de forma bonita que damos a nuestros clientes o empleados da a entender que hacemos las cosas con mimo, que somos cuidadosos y pulidos con todo lo que llevamos a cabo y que los tenemos en estima. Y además, es una oportunidad fantástica para poner nuestro logo y publicitarnos. ¡No hay que dejar pasar las oportunidades!

 Si es para nuestra familia o amigos, sabrán que hemos dedicado nuestro tiempo e ilusión en hacerles algo muy especial.

¿Voy a perder mucho más tiempo buscando las cajas?

Pues la verdad es que no. Ni vas a perder mucho más tiempo del que ya has dedicado ni va a salir mucho más caro que el clásico papel para envolver. Mucho menos hoy en día que con internet  tenemos todo lo que queremos a un click.

Y la variedad de cajas que podemos encontrar son infinitas. Tamaños, formas, colores, texturas… Es que muchas veces las cajas en sí son un propio regalo y aunque lo de dentro no nos entusiasme demasiado, la cajita nos parece preciosa y podemos darle otros usos.

No hace mucho me regalaron un par de botellas de vino, no eran nada del otro mundo, la verdad, pero venían dentro de una caja tan espectacular que la he puesto en la entrada de casa con unas velas de decoración.

¡Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *