«

»

mar 15

La importancia de elegir un embalaje sostenible

A día de hoy, todos somos muy conscientes de que reciclar es, sin lugar a dudas, algo necesario para que nuestra existencia y la de nuestros descendientes pueda seguir siendo posible en nuestro planeta. Vivimos en un lugar maravilloso, con nuestras montañas, ríos, lagos, mares… podemos disfrutar de todo ello, podemos oler la brisa fresca con el maravilloso aroma de los árboles frondosos, podemos nadar en playas cristalinas o juguetear con las diferentes especies de pececillos que se acercan a nuestros pies cuando estamos en el agua. Podemos observar delfines, ballenas, aves únicas y esplendorosas. Insectos que aportan vida  y además, podemos respirar oxigeno limpio y puro. Pero todo esto, todas estas pequeñas cosas que parecen casi insignificantes y pueden ser algo cotidiano en estos momentos, pueden acabarse si, entre todos, no ponemos remedios. Nuestros hijos, nietos o los nietos de estos pueden no tenerlo, puede que llegue el día en que todas estas cosas sólo puedan leerlo en los libros si nosotros, hoy en día, no empezamos a tomar medidas para detenerlo.

Embalaje ecológico

En nuestro blog siempre hablamos de la evolución, de los descubrimientos de esas grandes mentes que han conseguido facilitarnos la vida, nuestro día a día, pero también hemos de ser conscientes de que muchos de esos avances han podido ir en decremento, sin saberlo, de nuestro planeta.  El cambio climático es un hecho. Ya no es una mera suposición. Los deshielos, los tsunamis y muchas de las catástrofes naturales son las señales que nos envía la naturaleza para advertirnos de que lo  hemos hecho mal y en nuestra consciencia y nuestra responsabilidad queda el poder mejorar la situación, o al menos, intentar que no vaya a más.

Los residuos…

En el mundo, según los últimos informes aportados, se generan un promedio de 228.000 toneladas de residuos por hora y de ésta, al menos el 30% ni se trata ni se recolecta. Si calculamos cuántos habitantes somos, por 24 horas al día, sin duda el resultado es aterrorizador. Existe en internet una página web en forma de mapa interactivo que calcula, en tiempo real, cuánta basura se genera, el Waste Atlas, y sin lugar a dudas es desmotivador darse cuenta de que somos muchos y aún existe poca consciencia.

Es más que sorprendente saber que, por ejemplo, una simple bolsa de plástico, algo que todos usamos diariamente y que está al alcance de cualquiera, puede tardar, como mínimo, una media de 150 años en descomponerse… una sola bolsa 150 años… es un dato que hace reflexionar.

En España se calcula que más o menos se generan unos 460 kilos de basura por persona y año y, aunque los números van en aumento, ya se recicla el 76% de los envases de plástico, las latas, los briks y los envases de papel y cartón. Y, aunque es evidente que el reciclaje supone un coste, según el Centro de Competencias de Medioambiente de Ferrovial, este gasto es más que asumible para España, puesto que el coste por persona y año ronda los 40 euros anuales por persona. Qué son 40 euros al año por persona si ayudamos a que la naturaleza siga siendo pura, limpia y maravillosa.

El embalaje ecológico

Todos somos conscientes de que para que la economía mundial siga fluyendo, debemos hacer uso, muchas veces, de productos que no son ecológicos pero, como decimos siempre, la evolución es maravillosa y, como en su momento se crearon materiales que resultaron ser poco o nada ecológicos, la concienciación social está consiguiendo que esas nuevas mentes brillantes se dediquen a pensar cómo conseguir mantener una ecología dentro de los productos que debemos seguir usando diariamente.

En ese sentido, Ratioform pone su gran granito de arena y ofrece una gran variedad de productos ecológicos, como por ejemplo el papel engomado, que cuenta con una gran resistencia a la rotura y que además no utiliza disolventes. Su precio es completamente asequible a todos los bolsillos y no deja nada que envidiar a los no ecológicos. O las bolsas de papel y las bolsas de basura recicladas de polietileno, algo maravilloso teniendo en cuenta el tiempo que tarda una bolsa en descomponerse, y que son igual de resistentes.

Embalaje ecológico

Embalaje ecológico

 

 

 

 

 

 

 

Si lo que necesitamos es relleno, podemos apostar por la lana de madera natural Spediline, que sigue siendo ligera, decorativa y no lleva ningún tipo de insecticida. O el papel de relleno 100% natural que podemos adquirir en diversos colores.

Embalaje ecológico

Los sobres adhesivos para documentos en material reciclado o los paneles en cartón corrugado ecológico son otros de los múltiples productos que podemos encontrar y que, sin lugar a dudas, suponen un perfecto sustituto ecológico.

 

 

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *