«

»

feb 22

Precinto de embalar, sus usos y beneficios

Precinto de embalar, sus usos y beneficiosNo es lo mismo cerrar una caja y graparla que cerrarla con una precinto de embalar adhesivo; mucho menos dejarla sin ninguno. La seguridad depende, muchas veces, de este acto que forma parte del embalaje, ya que el precintado es tan importante como la protección adecuada para la seguridad del paquete.

Un poco de historia

Se entiende como precinto "un sello de seguridad, un dispositivo físico que se coloca sobre mecanismos de cierre para asegurar que éstos no se abran sin autorización. Una vez colocado, el sello no puede eliminarse sin provocar su destrucción". En el caso que estamos, la cinta adhesiva y los precintos vienen a ser lo mismo, ya que se utilizan para fijar los distintos tipos de materiales de embalaje, imposibilitando así que se abran y dejen al descubierto la mercancía.

La cinta adhesiva es un elemento adhesivo muy frecuente; se comercializa como rollo de precinto, de diferentes medidas, anchuras y colores, y el material suele ser polipropileno (PP) o policloruro de vinilo (PVC).

En el caso de que haya necesidades de seguridad del cierre muy específicas, se usa precinto para embalaje especial; aunque existen muchas clases, el más común es el acrílico, siendo muy resistente, o el solvente, con un adhesivo capaz de resistir las temperaturas extremas.

Con el desarrollo de la industria y la evolución tecnológica en plásticos y adhesivos, se han llegado a fabricar precintos de embalaje destinados a una adhesión muy rápida, con mucha resistencia a la rotura, e, incluso, con adaptación a máquinas manuales o automáticas.

Nuestro catálogo de precinto de embalar

En ratioform podréis encontrar todos los precintos para vuestros paquetes, desde los más básicos hasta lo más específicos.

Nuestro catálogo de precinto de embalar

Por ejemplo, los más utilizados, los llamamos TOP, son el recinto de polipropileno (PP), con pegamento de caucho natural; es de aplicación silenciosa y extra resistente (resiste el calor hasta +130 °C y el frío hasta -30 °C). Así mismo, el precinto sin ruido, con una capacidad de hasta 100 m, recomendado para cerrar cajas de cartón de 1 ó 2 ondas.

Hay un precinto especial para cajas de mucho peso o riesgo, la cinta adhesiva High-Tack, de gran resistencia y adherencia, incluso en superficies difíciles.

También podéis contar con las nombradas cintas de embalaje universales tesa® de PP (4024), muy versátiles.

Más estrechas, menos estrechas, de doble metraje, personalizadas, cintas para humedecer, resistentes al polvo, filamentadas para usar en mercancías peligrosas, etc. Eso sí, un buen precintador manual vendrá genial a la hora de empaquetar; se hace mucho más fácil y rápido.

Precintador manua

Consejos para usar bien el precinto

Hemos de saber que para precintar una caja con seguridad no se ha de usar cuerdas, ni cinta de celofán, cinta de sellado o papel de embalar. Lo más indicado es una cinta fuerte adhesiva, de dos pulgadas o más de anchura. A no ser que hagamos un curso específico, no es fácil empaquetar bien una caja si no nos lo explican de antemano. Por suerte, algunas compañías de mensajería, como UPS, proporcionan en su web una serie de consejos, que resumiremos a continuación:

  • Cinta de plástico sensible a la presión. Es el tipo de cinta más sencillo y conveniente que se puede utilizar. Se adhiere sin agua y a diversas superficies y formas. Su uso más correcto es aplicar tres capas tanto en la parte superior como en la inferior de la caja; en el caso de cajas con solapas centrales, poner tres bandas, para que la unión central y las dos laterales queden selladas. En cajas con cartón ondulado y solapas superpuestas, lo mejor es poner tres bandas de cinta tanto arriba como debajo de la caja, de modo que los tres bordes queden sellados.
  • Cinta reforzada con nylon. Aunque sea más resistente esta cinta, el procedimiento es el mismo, ya que se trataría de cajas más pesadas.

Para concluir, aconsejamos:

  • Cerrar bien la caja; es esencial.
  • Escoger una cinta resistente y de calidad.
  • No escatimar cinta, pasándola siempre por las zonas de abertura.
  • Poner el precinto en forma de H, tapando todas las brechas que se formen entre las solapas.
  • Pegar la etiqueta perpendicular a las solapas de cierre de la caja, ya que actúa a la vez como precinto de garantía.

Con estos consejos, seguro que precintar nuestros paquetes será más cómodo y seguro de ahora en adelante.

¡Si te ha gustado este artículo no olvides compartirlo en tus redes sociales!

Facebooktwittergoogle_pluslinkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *