Bolsas para alimentos y sus características | ¿Cuál escoger?

 

Las bolsas para alimentos son elementos indispensables para transportarlos en las mejores condiciones posibles y que no se deterioren ni pierdan sus propiedades. Es por ello que queremos hablarte de ellas y de cómo escoger el mejor modelo para cumplir con dichos objetivos durante toda la cadena de transporte.

1.- Bolsas de aglomerado de papel

Este tipo de bolsas fabricadas con aglomerado de papel están recubiertas en su interior por un film metalizado. Se trata de bolsas que no dejan que los alimentos se impregnen de olores  ajenos y tampoco sequedad. Igualmente, se trata de bolsas que gracias a su superficie opaca pueden protegerlos de la luz del sol.

De esa manera, este tipo de bolsas están especialmente indicadas para proteger alimentos secos, en polvo o molidos: desde cereales hasta café, pasando por frutos secos. Pueden sellarse gracias a la banda hermética con la que cuentan.

2.- Bolsas para alimentos térmicas

Las bolsas térmicas están pensadas para mantener cierta temperatura a lo largo de un tiempo corto (aproximadamente entre dos y tres horas). Son ideales, por tanto, para aquellos alimentos que necesiten mantener cierta temperatura durante un transporte. Tanto refrigerados como platos calientes pueden encontrar en este tipo de bolsas la mejor opción posible.

3.- Bolsas de vacío

Las bolsas de vacío son, por así decirlo, las más versátiles en cuanto a usos. Se pueden emplear para prácticamente cualquier producto. La razón está en que conservan el producto sin aire y por tanto, lo protegen de su deterioro por parte del aire y la humedad. Pueden emplearse para cualquier clase de alimentos, aunque se requiere de una máquina para envasar al vacío para sacarles el máximo provecho.

4.- Bolsa térmica con recubrimiento de burbujas

Las bolsas térmicas con recubrimiento de burbujas reúnen algunas de las mejores características de los anteriores modelos. En primer lugar, se trata de bolsas térmicas que pueden conservar la temperatura de los alimentos. En segundo lugar, gracias a que están recubiertas de burbujas, estas las protegen también de los impactos.

Pueden cerrarse herméticamente de forma rápida, por lo que hacen muy cómodo el transporte y el almacenaje gracias a su forma compacta.

5.- Bolsas de frío

Son bolsas que pueden emplearse por un tiempo de hasta seis horas (dependiendo, eso sí, de la temperatura ambiente). Es una opción ideal para transportar alimentos refrigerados o congelados, o para aquellos que en general requieran de temperatura baja constante.

En el catálogo de Ratioform pueden encontrarse a un precio muy asequible. Hay que destacar que además cuentan con un gel refrigerante que no es tóxico, por lo que puede proteger los alimentos sin peligro.

6.- Bolsas de plástico con fondo en cruz o cierre lateral

Se trata de bolsas de plástico que no cuentan con cierre hermético, sino que van selladas. Se emplean para transportar alimentos preferiblemente secos. Por ejemplo, semillas, frutos secos o especias. Son bolsas que generalmente no sirven para almacenar, sino solo para transportar. Precisamente por no contar con cierre hermético.

Esperamos que este listado de bolsas para alimentos te sirva para entender qué bolsas son las mejores y cómo emplearlas.

 

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht. Erforderliche Felder sind mit * markiert.