Soluciones para el embalaje de envíos frágiles

En el año 2020 los ingresos por servicios de paquetería y mensajería aumentaron un 17,6%. Eso significa un incremento importante de los envíos frágiles que realizamos desde nuestras empresas y recibimos en nuestros hogares. Y la tendencia no parece que vaya a revertir sino al contrario.

Todos los envíos son valiosos y deben estar planificados adecuadamente, pero existen circunstancias en las que debemos tener especial cuidado en su preparación, puesto que se trata de productos sumamente delicados. Un embalaje mal elegido o una protección inadecuada pueden dar al traste con la transacción y hacernos perder un cliente, por ejemplo.

Si existe un momento en el que necesitamos soluciones para el envío de nuestros productos frágiles, es cuando queremos impresionar a alguien con un regalo. Se acerca el Día Internacional del libro, una ocasión única de compartir con los que más queremos nuestros títulos preferidos. Regalar libros es siempre un acierto que provoca ilusión en quien lo recibe. Es por ello que debemos tener muy en cuenta que los libros son muy delicados. Veamos cómo podemos embalar nuestros envíos frágiles con mayor eficiencia.

Los regalos más frágiles, bien protegidos

  • Podemos encontrar sobres con relleno interior que mantengan nuestros libros resguardados de golpes y factores como la humedad. También podemos usar cajas de cartón para embalar libros que nos evitan golpes y deformaciones.
  • Transporte de plantas y flores. Especial atención requieren las condiciones en las que enviamos las plantas cuando queremos hacer un bonito detalle. Deberemos elegir una caja resistente, fijar bien la parte inferior de la planta y proteger con papel húmedo y plástico de burbujas la parte superior. Podemos completar los espacios vacíos de la caja con relleno para embalaje. Siempre deberemos indicar en el exterior que se trata de material muy frágil y que no debe volcarse.
  • Los productos como botellas, copas, jarrones o vajillas requieren un especial cuidado. Tendremos que proteger cada unidad y también controlar que no se desplace dentro del embalaje. Solo así evitaremos golpes y roturas. Podemos utilizar cajas resistentes con cartón de varias capas y con secciones interiores. Y utilizar también relleno de burbujas o papel Kraft.
  • Piezas artísticas como cuadros, lámparas de diseño, espejos o figuras, requieren un trato individualizado de la pieza con protección a medida. Tendremos que proteger con varias capas de espuma o burbujas antes de inmovilizar en un contenedor apropiado y sellar.
  • Dispositivos electrónicos. Se trata de elementos muy delicados que deben llevar protección contra humedad y ser inmovilizados. El plástico de burbujas y las cámaras de aire son muy eficaces y ligeros y no añaden peso al envío. Los embalajes con espuma protectora también ofrecen una protección eficaz.
  • Ojo con los objetos voluminosos susceptibles de golpes o ralladuras como muebles de madera o cristal, espejos, etc. Al hacer una mudanza, precisamos una protección especialmente reforzada en esquinas o zonas sensibles a la rotura, al ser manipuladas y transportadas por varios operarios. Material de acolchado, como el plástico de burbuja grande bien sellado y el film, nos ayudan a asegurar estos objetos. El uso de cantoneras con papel Kraft, será un buen refuerzo para el movimiento, por ejemplo.

Ya puedes ver que cada situación delicada requiere un material y una manipulación concreta para resultar todo un éxito. En Ratioform disponemos de la más amplia gama de embalajes y rellenos para proteger tus envíos frágiles. Si tienes alguna duda, consulta con nuestro departamento de Servicio y Asesoría ¡Estaremos encantados de poder aconsejarte!

Los 4 pasos para solucionar tus envíos frágiles

Muy brevemente, te aconsejamos tener en cuenta estos cuatro puntos a la hora de buscar soluciones eficaces para tus envíos frágiles:

  1. Escoge un embalaje de confianza. Seleccionar la caja más resistente y adecuada para tu envío frágil es el primer paso. Que se adapte bien al contenido: puede ser un sobre acolchado a medida de un libro, hasta un tubo para envío o una caja con separaciones en su interior. Valora todas las opciones.
  2. Elige el relleno para embalaje que mejor se adapte. Cuenta siempre con la cantidad justa para que tu producto no se mueva en el interior del paquete. Puedes encontrar material ecológico y sostenible de gran flexibilidad: en formato burbujas o almohadilla, en papel, viruta o chips. Lo importante es que encaje a la perfección sin añadir peso al envío. También cuentas con opciones estéticas como el Sizzlepack que añade color a tu pack y aumenta su atractivo.
  3. Precinta tu embalaje correctamente. Debe quedarte un empaque compacto y bien sellado. El uso de cantoneras y diferentes materiales de espuma disponibles te permiten perfiles sin fisuras y sin exceso de cinta de embalar. La dirección o las etiquetas de aviso deben ir siempre bien visibles.
  4. Añade toda la información de aviso que necesites para que quienes manipulen tu envío sepan cómo hacerlo: etiquetas que indiquen el contenido frágil, si contiene plantas vivas, si debe ir en una determinada posición, conservarse en un rango de temperatura, etc.

Solicita información sobre nuestros productos con relleno para embalaje ya listos en diferentes formatos. Si prefieres elaborar tu propio relleno manualmente, también te asesoramos sobre qué sistemas de relleno pueden ser más adecuados y de cómo ahorrar espacio de almacenaje con nosotros. ¡Deja que te informemos en nuestro Servicio de Asesoramiento ratioform y protege con eficacia tus envíos más delicados!

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.