5 ventajas de los empaquetados flexibles

Un elemento que puede incidir positivamente sobre los costes y eficacia de nuestros productos es elegir los empaquetados flexibles más idóneos. Desde sobres, bolsas para envasar al vacío, bolsas térmicas… Podemos encontrar múltiples formatos y materiales que se ajustan a las características que necesitamos, garantizando la seguridad y conservación óptimas de nuestro contenido.

Toda la innovación al servicio de un mayor rendimiento

Si existe un ámbito de investigación y desarrollo que esté en pleno auge, ese es el de la investigación del empaquetado inteligente. En concreto, los llamados empaquetados flexibles han centrado el interés de la industria del empaquetado por sus múltiples beneficios en todas las fases de la economía circular.

El sector alimentario y sus elevados estándares de calidad, tanto en el rendimiento como en el proceso de reciclado, están favoreciendo el compromiso de muchas empresas en la búsqueda de soluciones cada vez más eficientes. Todos los aspectos de conservación, transporte y almacenaje son tenidos cada vez más en cuenta desde una óptica global.

Los envases FLEXIBLES ¡Llenos de ventajas para tus productos!Los empaquetados flexibles están llenos de ventajas y pueden aplicarse a múltiples productos de casi todos los sectores. Hay muchas más opciones que el tradicional film:

  1. Han sido desarrollados para la logística. Su ligereza y flexibilidad incide directamente en los costes de transporte y almacenaje respecto a opciones de empaquetado rígidas como vidrio o lata. Podemos transportar más unidades en menor espacio, puesto que se adaptan fielmente al volumen del producto. También ocupan menor espacio en los lineales de la distribución y en las despensas del consumidor.
  2. Favorecen la optimización de procesos. Los empaquetados flexibles precisan menor cantidad de material para su fabricación y permiten mantener en perfecto estado muchos tipos de productos de forma muy versátil. Nos permiten conservar productos líquidos, sólidos o en grano, aportando estabilidad a la mercancía gracias a formatos de base rígida y cierres de seguridad.
  3. Existen una amplia diversidad de formatos y tamaños con cierres de seguridad o dispositivos según necesidades y gustos de conservación. De igual modo, también pueden fabricarse combinando diferentes materiales como cartón, aluminio o film. Como cuando buscamos la solución perfecta para alimentos gourmet y productos molidos como cereales, semillas, superalimentos y café. Necesitaremos protección frente al aire, la humedad y la luz solar y garantizar un perfecto cierre.
  4. Permiten una personalización total. Ahorrando el coste de etiquetas que puedan degradarse o facilitando la visibilidad del contenido, si optamos por el uso de bolsas de papel con ventana. El atractivo del producto y su trazabilidad estarán garantizados.
  5. Trabajan para aumentar la sostenibilidad. Cada vez son más las opciones de material sostenible y que tienen en cuenta la importancia de generar un menor impacto medioambiental. El uso de fibras vegetales como el cáñamo, con grandes propiedades en uso alimentario, o el film de plástico procedente del reciclaje de residuos posconsumo (PCR), son cada vez más tendencia.

 

Seguro que te vienen a la cabeza múltiples empaquetados que cumplen con las características de empaquetados flexibles en tus productos de consumo habituales. Frutos secos, pasta, productos cosméticos o de higiene, piezas y componentes… Todos ellos tienen su prototipo adecuado.

El empaquetado flexible es una elección que a la larga te va a aportar mejoras de imagen y reducción de costes de almacenaje y transporte. Recuerda que en Ratioform puedes encontrar las opciones más interesantes para tu empaquetado, con las mejores condiciones para ti.

Schreibe einen Kommentar

Deine E-Mail-Adresse wird nicht veröffentlicht.